ICM y La Alianza extienden el reino de Cristo

86 naciones alrededor del mundo son testigos del trabajo incansable que realiza ICM, International Cooperating Ministries, para construir templos y centros comunitarios con fines ministeriales y sociales. Uno de estos países es Colombia, en donde gracias a la misericordia y el amor de Dios hacia nuestra nación se logró establecer un convenio entre ICM y La Alianza.

El primer contacto por parte de la Dirección Nacional se dio en el año 2008, a través del Departamento de Relaciones y Proyectos; desde entonces, las nuevas edificaciones han generado un alto impacto en más de 100 comunidades en donde se predica el mensaje de salvación.

Una de las primeras comunidades que hizo parte de este convenio fue nuestra sede en Bocas de Satinga, un lugar que se encuentra en una zona de difícil acceso en el Pacífico colombiano y en donde el único medio de transporte es fluvial; así mismo sucedió en el corregimiento de Pangamosa, al cual se llega por el rio Tapaje y se logra visualizar la edificación más representativa de la zona: una sede de La Alianza.

También le puede interesar: La historia de Dois Rosser, el fundador de ICM

Durante estos diez años el trabajo de ICM en conjunto con La Alianza ha crecido de manera progresiva bajo el mismo propósito de extender esperanza de salvación para miles de colombianos. Hasta ahora se han logrado construir 91 templos y 26 con obra social, para un total de 117 proyectos.

Gracias a este convenio la Com-pasión se refleja en cada templo que se construye, pues allí se vive y comparte a Jesús, no solo a través de la labor ministerial de la iglesia sino también con proyectos sociales como entrenamientos vacacionales, educación para madres gestantes, teatros, salones comunales, centros de votaciones, talleres educativos, guarderías, escuelas de arte y música, entrenamientos empresariales y centros de salud.

Como familia Aliancista anhelamos que cada comunidad en la que Dios nos ha permitido plantar una iglesia pueda tener un lugar adecuado para compartir el evangelio, creyendo en que el Señor nos ha llamado a extender nuestro territorio y ampliar nuestras estacas.

Y así como Dois Rosser, el fundador de ICM, se preparó por muchos años para cumplir la voluntad de Dios, hoy nosotros nos podemos sumar a esta labor para cumplir el propósito divino en nuestras vidas y comunidades.

Para obtener mayor información sobre este convenio y conocer los requisitos para postular su sede, puede comunicarse con su Director Regional o con el Dpto. de Relaciones y Proyectos al correo relaciones@laalianzacristiana.co

Lea también: