Salud espiritual en un hospital de Popayán

Dios ha delegado en nosotros como sus hijos el actuar bienintencionado hacia los demás como reflejo de su amor incondicional, tal como lo enseñó Jesús a sus discípulos ayudando siempre a los necesitados, esto como una forma de llevar el evangelio hasta lo último de la tierra.

Es suficiente mirar con ojos de Com-pasión hacia nuestro entorno para identificar a las personas que atraviesan distintas necesidades, muchas sin una esperanza o alivio a su situación; y esto fue lo que vivió un grupo de pastores y líderes de nuestra sede Central en la ciudad de Popayán, quienes mirando a su alrededor fueron movidos a servir de apoyo espiritual a los enfermos del Hospital Universitario San José de Popayán.

Lea también: Jóvenes de Buenavista transforman su comunidad

Este hospital ha establecido en sus políticas la “Humanización” como estrategia de bienestar y solidaridad con los pacientes, dentro de esta política hay un lineamiento muy importante que es el apoyo emocional y espiritual, áreas en las cuales decidieron contar con el buen corazón y la disposición al servicio de nuestra familia Aliancista en Popayán.

Con mucha alegría y creatividad un grupo de niños y jóvenes de esta Sede realizaron en la sala de pediatría la obra de teatro “El Buen Pastor”, llenando de sonrisas y entusiasmo a los más pequeños durante la celebración del día de los niños el pasado 30 de octubre. Además, cada persona del grupo de apoyo espiritual tuvo el privilegio de apadrinar a un menor para entregar un detalle y cuidar de él durante la actividad.

Este servicio, que fue muy bien recibido por las directivas del Hospital, abre las puertas de este lugar para que el mensaje del evangelio alcance a los corazones afligidos y brinde esperanza a los pacientes de este centro médico, donde se continuará brindando esperanza y com-pasión a todo el que lo necesite.

Le puede interesar: