Albergue de La Alianza en Ipiales abrió sus puertas

Tiempo de lectura: 3 mins

En La Alianza somos familia apasionada por reflejar el amor de Jesús. Desde hace varios años en distintos puntos de nuestro país se han venido realizando labores de obra social para contribuir a la atención de migrantes venezolanos que ingresan a Colombia con la intención de buscar mejores oportunidades aquí o en tránsito hacia otros países de suramérica. 

En el recorrido de más de 1400 kilómetros que inicia desde la frontera con Venezuela en la ciudad de Cúcuta y se extiende hasta Ipiales en la frontera con Ecuador, muchas de nuestras sedes han dispuesto hospedaje, comedores, atención en salud, asesorías jurídicas, laborales, emprendimiento entre otras ayudas que han logrado contribuir a superar las condiciones adversas a las que se han tenido que enfrentar los migrantes, pero sobretodo y lo más importante, es que hemos logrado compartir con ellos el mensaje de esperanza que hay en Jesús.

A la fecha tristemente la masiva migración no cesa y la necesidad de ayuda crece, esta situación ha despertado la solidaridad de muchos países en el mundo que han puesto sus ojos en el sufrimiento de quienes han tenido que dejar su hogar para en busca de un futuro incierto.

Nuestros hermanos de La Alianza en Estados Unidos por medio de su brazo de ayuda social CAMA, visitaron Colombia en el primer semestre del año anterior para conocer de primera mano las necesidades prioritarias de los migrantes y brindar así una ayuda efectiva, a partir de ese diagnóstico iniciaron una serie de proyectos de gran importancia para la atención de los migrantes venezolanos en distintas sedes de La Alianza en nuestro país.

Una de las tantas iniciativas de apoyo que decidieron emprender recientemente abrió sus puertas para atender con mucho amor a todos aquellos que lo necesiten, se trata del albergue Alianza Por Mi Prójimo en la ciudad de Ipiales - Nariño, lugar estratégico en la ruta de los migrantes y con gran afluencia de quienes buscan seguir su ruta hacia Ecuador y Perú.

Nuestra sede en este lugar ha venido desarrollando labores de ayuda en los últimos años, utilizando los recursos y medios disponibles al alcance de la iglesia, sin embargo ante la creciente llegada de personas a esta frontera, la capacidad de ayuda se hacía más reducida.

La construcción de este albergue es una gran bendición que amplía las posibilidades de una mejor atención. A partir del día 18 de enero el albergue comenzó recibir familias venezolanas que llegan a Ipiales luego de recorrer casi toda Colombia, pasando innumerables necesidades y arriesgando sus vidas por el desgaste físico que implica caminar por varios días en las vías totalmente desprotegidos.

En este lugar las familias pueden encontrar un espacio apto para descansar cómodamente y recibir alimentación, el albergue ha sido completamente equipado con todo lo necesario para la estadía de las personas; cuenta con dormitorios, baños, cocina, comedor, enseres, zona de lavado y zona de conexión a internet para que las personas puedan comunicarse con sus familias y realizar trámites legales.

Nuestro pastor Luis Giovany Castillo de La Alianza en Ipiales, quien está al frente del proyecto, comparte con nosotros la alegría de servir a estas personas y poder brindarles no solo ayuda material sino estar ahí y rodearlos con el amor que solo Jesús sabe dar. Para él, este lugar no solo será un lugar de descanso para el cuerpo, sino que será el lugar donde muchas personas puedan encontrarse con la mayor esperanza para su alma; seguir su recorrido de la mano de Dios.

Fotos: La Alianza Ipiales