Bienestar pastoral en la Región Valle

Tiempo de lectura: 3 mins

Dentro de nuestra familia Aliancista uno de los aspectos que buscamos fortalecer cada día, es el bienestar y cuidado de nuestros pastores, quienes a diario suman esfuerzos para reflejar el mensaje de Jesús en todas las comunidades, un esfuerzo que muchas veces a nuestros ojos pasa desapercibido o se desconoce, olvidándonos que son personas que también necesitan ser pastoreadas.

Sin embargo Dios ha puesto este sentir en el corazón de la familia Aliancista para empezar a desarrollar actividades con este fin, generar integración y ministración a pastores y líderes de las regiones mediante espacios de acercamiento personal y ministerial.

Le puede interesar: Transformada para impactar

La región valle por ejemplo, viene desarrollando un proceso estructurado en el acompañamiento y pastoreo de los consiervos por medio de distintos espacios que permiten koinonia, integración, acercamiento y unidad, lo cual se refleja en un buen ambiente laboral en el día a día y en el fortalecimiento espiritual de cada familia pastoral.


Foto de archivo

Recientemente 43 pastores y 15 líderes de la Región participaron de un encuentro para el crecimiento pastoral donde por medio de la palabra fueron ministrados en temas como; “El carácter del ministro” con el pastor Beiman Carabali, “Familia pastoral” con el pastor Norberto Giraldo, donde se trabajó en la identificación y diagnóstico de la estructura y genograma familiar; además, se desarrolló la capacitación en riesgos laborales y seguridad vial, para el cumplimento de los objetivos del SG-SST y la prevención de accidentes de tránsito.

Del 30 de abril al 1 de mayo de 2018, se llevó a cabo un retiro con 40 líderes de Alianza Joven en la Región Valle, bajo la temática “Dame tu Corazón”, con el objetivo de ministrar sus vidas y tener un acercamiento personal con cada uno para compartir herramientas que les permitan fortalecer el ser, el saber y el hacer en su desarrollo ministerial y personal.

Este tipo de actividades rompen las relaciones netamente laborales para profundizar en el conocimiento mutuo que como familia Aliancista debemos desarrollar. Igualmente, fortalece el perfil ministerial y la orientación hacia el cuidado de la familia pastoral, que se refleja en la salud espiritual y emocional del equipo de trabajo.


Foto de archivo

Con cada paso que damos en esta dirección estamos buscando empoderar el sentido de pertenencia hacia una familia que se interesa por nuestros pastores y líderes como personas, afianzando el propósito del servicio a Dios y la necesidad de trabajar unidos para la extensión del reino de Dios por medio de la predicación del evangelio en sus contextos y representando con gozo a La Alianza por medio de lo que somos, una sola familia.

También puede leer: