Ceremonia de graduación A. B. Simpson

Tiempo de lectura: 3 mins

Durante los últimos años las directivas de La Alianza en Colombia decidieron dar un paso de fe y empezaron a formar el Centro de Capacitación Misional A. B. Simpson, un proceso integral que responde de manera efectiva al llamado que Dios nos entregó de ir a hacer discípulos en la naciones.

La creación, implementación y funcionamiento del A. B. Simpson ha sido un gran desafío para toda nuestra familia Aliancista; y del cual Dios hemos visto el respaldo y acompañamiento de Dios, al permitirnos contar con profesores altamente calificados para apoyar la formación ministerial e intercultural de 11 estudiantes provenientes de distintas ciudades. Con este primer grupo, el A. B. Simpson se ha consolidado como un referente en formación misional en Colombia y Latinoamérica.

El pasado 1 de diciembre se celebró la ceremonia de graduación en el auditorio del Colegio Jorge Isaacs en la ciudad de Armenia. Este acto histórico fue la culminación de la etapa formativa de nuestra primera generación de obreros Aliancistas; al igual que fue un gran logro, no solo para los 11 estudiantes, sino para toda la familia Aliancista, la cual orando y dando han sido instrumento de bendición para cumplir los propósitos eternos de Dios.

Para cada estudiante, graduarse es tan solo el primer paso para trascender en su llamado ministerial intercultural, pues desde el lugar a donde Dios les lleve pondrán en función del cumplimiento de la misión los conocimientos adquiridos.

Esta solemne ceremonia de graduación, más allá del protocolo, estuvo cargada de emociones y un mover espiritual muy fuerte entre los participantes, pues los pastores presentes pudieron ministrar las vidas de los ya Obreros Interculturales tal como lo hizo Jesús con sus apóstoles al lavar sus pies para ser enviados.

Así mismo recibieron de las directivas de La Alianza 3 elementos representativos: La Palabra de Dios como símbolo del mensaje de verdad, salvación y libertad, la cual llevarán a cada rincón de la tierra para que por medio de ella muchas personas puedan conocer el amor de Jesús; un globo terráqueo que representa cada lugar donde hay una persona no alcanzada; y la bandera de La Alianza como símbolo de la unidad de nuestra familia Aliancista.

Amanda Rojas recibió un reconocimiento a la excelencia académica y Máximo Cuero recibió el título honorífico Homero Crisman que resalta la pasión, compromiso y sacrificio por ir y hacer discípulos desde Jerusalén hasta lo último de la tierra.

Finalmente hubo un espacio para compartir en familia y amigos, donde los abrazos y alegrías por este logro fueron compartidas, pues este proceso ha unido a distintas sedes hacia un mismo propósito, que desde su Jerusalén han preparado y apoyado a este primer grupo de obreros interculturales que hoy cuentan con la formación adecuada para desarrollar la misiones.

Puede seguir leyendo: