Con Dios todo es posible

Tiempo de lectura: 3 mins

En el corazón del macizo colombiano se encuentra ubicado el municipio de La Vega, su población mayoritaria es campesina cuya economía depende de la agricultura. En este lugar predomina la religión católica la cual por tradición está muy arraigada en las familias.

El evangelio llegó a esta comunidad hace más de 60 años por medio de La Alianza, desde entonces distintas generaciones han pasado por este lugar dejando su legado para la extensión del evangelio. El lugar de reunión de nuestra sede era una antigua construcción con cerca de 100 años de haber sido construida.

En cierta ocasión durante un requerimiento administrativo para la seguridad en el trabajo, se recomendó por parte de los evaluadores el reemplazo del techo de esta sede ya que se encontraba en riesgo de colapso, inmediatamente se iniciaron las gestiones para adelantar esta proceso que resultaba costoso de acuerdo a los ingresos de la iglesia.

Durante este procedimiento, la iglesia conoció el convenio de La Alianza con International Cooperating Ministries (ICM) y la posibilidad de no solo hacer las adecuaciones, sino de construir un nuevo templo, algo que inicialmente pareció inalcanzable para ellos ya que no contaban con los recursos para llevar cabo la construcción de una nueva sede.

Con sinceridad el pastor Edison Perdomo director de esta sede reconoce que no creía posible sacar adelante un proyecto de esa magnitud, pues habían muchos obstáculos y requisitos que no cumplían, entre ellos la licencia de construcción que había sido negada en una ocasión anterior por las autoridades locales, tanto así que alcanzaron a manifestar su intención en desistir del apoyo de ICM para que otra iglesia que si cumpliera con los requisitos tuviera la oportunidad de acceder a la ayuda.

Sin embargo en los planes de Dios ya estaba destinado que este proyecto sería una bendición para las familias de La Vega y puso el sentir en esta iglesia de orar unidos y buscar dirección correcta para realizarlo.

Hubo un sin número de dificultades que retrasaron el inicio de la obra, pero la fe y el compromiso de esta comunidad estaban fortalecidas y confiando en la provisión de Dios y sus milagros vieron la respuestas; la licencia de construcción finalmente fue aprobada y se inició con la demolición de la antigua construcción.

La edificación unió de una manera sorprendente a las familias de la iglesia, bajo la dirección de Dios, sin mucho conocimiento y pocos recursos comenzaron a avanzar, dando todos un poco de lo que tenían y sumando esfuerzos lograron culminar el nuevo templo en tan solo 5 meses, un verdadero milagro de fe y respaldo de Dios para esta comunidad.

Este nuevo templo es solo el comienzo de lo que Dios ha destinado para el municipio de la vega, esta congregación y el resto de la población han sido testigos del obrar sobrenatural de Dios y confían en que Dios va bendecir grandemente este lugar.

En los últimos años Dios ha venido despertando en este lugar un sentir en el corazón de nuestra familia Aliancista para movilizar sus acciones hacia la transformación de la población, atendiendo las problemáticas sociales a las que se enfrentan, tarea que están dispuestos a cumplir compartiendo el evangelio de Jesús de una manera práctica y cercana a los más necesitados.

Le invitamos a seguir leyendo: