Jornada de oración por la vida en Ibagué

Tiempo de lectura: 3 mins

El pasado 5 de febrero una triste noticia impactó el país entero cuando una joven madre agobiada y desesperada decidió terminar con su vida y la de su hijo de una forma trágica en la ciudad de Ibagué.

Esto generó conmoción, impotencia y reflexión en todo el país y principalmente a los ciudadanos de la capital tolimense, porque allí en ese lugar donde sucedió la tragedia, desde hace varios años los suicidios han ido en aumento, razón por la cual  se le consideraba el puente de la muerte.

El año anterior en Ibagué se presentaron 39 casos de suicidio y en los primeros 2 meses de este 2019 van 8, situación que no es lejana a lo que está pasando en muchas ciudades de Colombia, donde las cifras van en aumento.

Por esta razón y entendiendo el contexto espiritual que rodea estas situaciones, las iglesias cristianas de la ciudad se unieron a las autoridades locales para desarrollar una jornada de oración y clamor, esto con el objetivo de transformar una realidad y que ahora este lugar sea conocido como el puente de la vida.

Es bien sabido por las autoridades que las comunidades cristianas han sido un lugar de refugio para muchas personas necesitadas espiritualmente, brindándoles un círculo de familiaridad y asistenciales en sus necesidades lo cual les ha devuelto la esperanza y un propósito para sus vidas.

Esta jornada fue histórica para las iglesias al ser tenidas en cuenta por la gobernación, ya que se reconoció a la iglesia cristiana como una autoridad espiritual para la construcción de estrategias que ayuden a la prevención del suicidio en este departamento.

En este evento participaron nuestras sedes en Ibagué, para declarar que sólo Jesús puede traer libertad, esperanza y salvación a todo aquel que esté sumido en una profunda crisis emocional y que esté pensando en quitarse la vida.

Además se establecieron próximos espacios de trabajo conjunto entre el cuerpo pastoral y los directivos del área de salud pública; tan solo en las últimas dos semanas se han atendido cerca de 600 llamadas a línea de emergencias, donde personas manifestaron serios problemas de depresión y tendencias suicidas.

Esta dinámica es un mensaje de esperanza para toda la ciudadanía a entender el valor de la vida que Dios nos dio y que Él como dador de nuestra existencia siempre está dispuesto para escuchar y atender nuestra clamor, Él puede tomar todas nuestras cargas y permitirnos disfrutar de una vida plena.

Créditos fotografías: La Alianza CMD

Le invitamos a seguir leyendo: