Provisión del campo para la ciudad

Tiempo de lectura: 2 mins

Al inicio de la emergencia cuando nuestros templos tuvieron que cerrar su puertas, surgió una pregunta para muchos de nuestros pastores: ¿ahora qué hacemos?

Pero lo interesante es que a pesar de lo complejo que parecía, Dios siempre ha tenido el control y Él ya tenía la respuesta a esa pregunta y la ha ido respondiendo de maneras muy creativas en cada lugar donde hay una sede de La Alianza.

Tal como sucedió en la sede El Carmelo, ubicada en zona veredal del municipio de Cajibio, Cauca. Allí la familia pastoral vio en medio de todo una oportunidad para ser luz como iglesia y tomaron la iniciativa de realizar una donatón para bendecir con alimento a varias familias en la ciudades cercanas.

Las familias de la sede El Carmelo al igual que la mayoría de nuestras iglesias rurales viven de lo que produce la tierra, y con un corazón generoso se dispusieron a recolectar productos que se producen en la región como plátano, yuca, panela, limon, naranja, mandarina, auyama, banano, guayabas entre otros. 

Para esta actividad se vinculó la Junta de Acción Comunal de la vereda involucrando así a muchas más familias en el mismo propósito de bendecir a familias de la ciudad que estaban pasando necesidad, el auditorio de la iglesia se convirtió en el centro de acopio y en total se lograron recaudar 12 toneladas de alimentos que se cargaron en dos camiones para finalmente ser repartidos en más de 500 hogares de Popayán, Santander de Quilichao, Jamundí y Cali.

En medio de todo el trabajo logístico que una actividad de estas implica, la familia pastoral pudo ver la respuesta de Dios, pues no solo tuvieron la oportunidad de ayudar a los más necesitados, sino que en medio de esta actividad muchas personas de la vereda El Carmelo que no hacen parte de la iglesia, pudieron ver que el amor de Jesús nos mueve como iglesia y esto les ha abierto nuevas oportunidades de predicar su palabra.

Hoy muchos en la comunidad reconocen con gratitud la labor social de La Alianza y esto es testimonio de la fidelidad de nuestro buen Dios en medio de los tiempos difíciles que estamos viviendo.

Fotos: La Alianza Cajibio.