Una familia que ora unida

Tiempo de lectura: 2 mins

Una gran respuesta fue la que se evidenció en La Alianza a nivel nacional en respuesta al llamado de ayuno y clamor que se propuso desde la dirección nacional,  los días 12 y 13 de junio, con el objetivo de buscar el favor de Dios en medio de las distintas circunstancias que a diario enfrentamos como iglesia.

El Consejo Directivo Nacional se reunió en la ciudad de Armenia para encabezar este ayuno nacional, con la participación del personal administrativo de la Oficina Nacional, las organizaciones de apoyo y pastores de la ciudad. Este tiempo tuvo un significado muy especial al realizar una pausa en los afanes cotidianos, para reflexionar y buscar la presencia de Dios en oración.

También le puede interesar: Bienestar pastoral en la Región Valle


Personal de la Oficina Nacional participaron de la jornada de ayuno dirigida por los miembros del CODIN, quienes ministraron e intercedieron por cada una de las dependencias.

Simultáneamente cientos de sedes en toda Colombia comenzaron a reportar desde sus iglesias como estaban viviendo este momento y como Dios se manifestó durante este tiempo, en el cual se pudo presentar en unidad nuestras peticiones.


Unidos en un mismo clamor por nuestra nación desde la sede Santa Rita, Huila.

Colombia está enfrentando situaciones difíciles en temas como la economía, la seguridad y los nuevos escenarios políticos, problemáticas que no son ajenas a nuestra institución, teniendo en cuenta que gran parte de nuestras sedes se encuentran en lugares apartados. Dichas situaciones nos hacen un llamado a la importancia de permanecer unidos y en constante búsqueda del favor de Dios, para romper con toda circunstancia que se interponga en el cumplimiento de la misión que Dios nos ha delegado.


Tiempo de reflexión en la sede de Barcelona, Quindío.

Para nuestros pastores este tiempo representó un bálsamo para enfocar los propósitos de lo que hacemos como iglesia y para quién lo hacemos; entendiendo que Dios es soberano y su fidelidad siempre ha estado presente a pesar de las circunstancias, este tiempo ministró la vida de muchas personas y rompió ataduras que buscan entorpecer el crecimiento de las iglesias.

Le invitamos a leer: