Viajes Misioneros 2018

Tiempo de lectura: 3 mins

Llevar el mensaje esperanzador del evangelio es la principal tarea como discípulos de Cristo, para ello, durante la Semana Santa se realizaron varios viajes misioneros a distintas regiones de nuestro país con los objetivos de alcanzar nuevas personas con el mensaje de Jesús, y a la vez, poner en práctica a los estudiantes del A. B. Simpson, quienes hacen parte del proceso de formación misionero.

Las salidas tuvieron lugar en el Cauca, la costa pacífica nariñense, en las ciudades de Cali, Pereira e Ibagué y en el resguardo indígena de los Piapocos en el Meta. Varios de estos viajes misioneros fueron realizados tanto por estudiantes del A. B. Simpson como por los coordinadores regionales del ministerio de Misiones Alianza, con el fin de extender el mensaje de Cristo teniendo como base la identidad, la unidad y el evangelismo para desarrollar cada una de las actividades.

También le puede interesar: Paz al Pacífico, transformando realidades

El respaldo de Dios en el Pacífico
En los viajes misioneros hacia una de las poblaciones en el Pacífico, se evidenció el obrar de Dios de una forma especial con sus habitantes, demostrando que Él es su guardador en toda circunstancia, pues en muchos lugares de la región se viven distintas problemáticas que terminan por desplazar a sus habitantes.

La falta de agua potable, la ausencia de servicios básicos, la inexistencia de escuelas, los fenómenos climáticos, la inasistencia en salud y el acecho de los grupos armados son realidades del día a día en muchas veredas; y hasta una de ellas llegó un estudiante del A. B. Simpson. Para ese momento, allí se encontraban cerca de 50 personas de las 700 que normalmente allí habitan, ya que estaban viviendo un desplazamiento forzado por parte de un grupo armado ilegal que se había instalado en la zona.

De este remanente de pobladores, la mayoría pertenece a la pequeña congregación de La Alianza en ese lugar, quienes durante esa semana pudieron entrenarse en evangelismo, ser ministrados e interceder por la sanidad de su territorio; y justamente mientras ellos oraban Dios obró milagrosamente y por razones desconocidas aquel grupo armado que les intimidaba decidió retirarse del lugar.

Este milagro trajó un nuevo amanecer para los habitantes de este sector, que al conocer la noticia inmediatamente comenzaron su retorno para exaltar el nombre de Dios su máximo defensor y protector. Este es tan solo un testimonio de lo que Dios está haciendo en medio de circunstancias difíciles, respaldando el clamor de quienes disponen su corazón para extender su Palabra en todo lugar.

Fotos: Estudiantes A. B. Simpson

También puede leer: