Creciendo en comunidad - Sede San Luis, Cali

Tiempo de lectura: 3 mins

Antes de entrar a este tiempo de emergencia siempre trabajamos por desarrollar una iglesia que esté cerca de las necesidades espirituales y materiales de las personas de nuestra congregación, nuestro equipo de liderazgo son personas que aman a Dios y han puesto sus dones en sus manos para servir.

Una vez inició la cuarentena fue algo que detuvo de forma inesperada todo lo que hacemos como iglesia, pero alzamos nuestra mirada al Padre con la confianza que Él tiene todo bajo control y con calma analizamos nuestras opciones para continuar.

Lo primero que hicimos fue analizar nuestra población, para de esa manera determinar cómo sería nuestra comunicación hacia ellos. Nuestra iglesia está ubicada en el barrio San Luis de la ciudad de Cali y en su mayoría son personas de escasos recursos y con un acceso a la tecnología reducido.

Es por esto que decidimos establecer comunicación por medio de la red mensajería WhatsApp ya que nos permite establecer un contacto más directo con ellos y para nosotros como equipo pastoral que tampoco contamos con equipos de grabación muy avanzados se nos facilita hacerlo desde los dispositivos móviles.

Inicialmente fue un cambio difícil pero rápidamente nos fuimos adaptado y encontrando ventajas en hacer la comunicación de esta manera, normalmente como predicador habló cerca de una hora desde el púlpito ahora debo pensar un mensaje mucho más preciso para poder dar una buena enseñanza de la palabra en 16 minutos, mensaje que grabo en mi celular y lo envío por WhatsApp todos los domingos a las 10 am.

Otra persona graba de la misma manera un canción y así con todo lo relacionado a la iglesia, esto ha construido una comunidad que paradójicamente pareciera estar más unida a pesar de la distancia social, la respuesta gracias a Dios ha sido realmente increíble las familias estas sedientas de conectarse con Dios y por Su misericordia hemos estado ahí cerca para seguir haciendo iglesia

El mensaje de los domingos está impactando familias enteras, hemos realizado un seguimiento muy detallado al pastoreo de las personas y su familias, porque no solo se trata del trabajo del domingo, sino que durante el resto de la semana estamos muy pendientes de las personas llamándoles y atendiendo sus necesidades emocionales; antes de la emergencia la asistencia presencial a nuestros servicio era de aproximadamente 90 personas, pero para este tiempo las personas que hemos logrado alcanzar por medio la Teleiglesia como le llamamos, se ha duplicado.

Damos muchas gracias y toda la gloria a Dios porque hemos visto su respaldo y fidelidad, tenemos la certeza que sin importar las circunstancias nos permitirá seguir haciendo la labor a la cual fuimos llamados, en los próximos días la autoridades nos darán la posibilidad de reabrir el comedor comunitario de nuestra iglesia lo cual nos da mucha esperanza de seguir creciendo en el servicio a la comunidad.

Rodrigo Barreto pastor director de la sede San Luis - Cali
Fotos: La Alianza San Luis